theme/images/cabezal_GJgFmlc.png

Porque tenemos el derecho a estar informadas e informados, a participar, a vigilar, a proponer, a exigir, a cuestionar… Porque tenemos derechos a una vida digna y porque la naturaleza tiene derecho a vivir.

En la región que abarca la Cuenca del Valle de Jovel, se están tomando muchas decisiones relacionadas a los elementos naturales del ecosistema, como el agua y los ríos, el bosque y sus árboles, la tierra, los cerros y el aire. Estas decisiones, en su gran mayoría, no solamente perciben a estos elementos como “recursos naturales” infinitos y a nuestra disposición, sino que se enmarcan en un modelo económico que los destruye y los contamina, y por ende, destruyen y contaminan la vida humana. Lamentablemente, las políticas ambientales actuales, cuando no son inexistentes, se orientan por el capital y favorecen a una muy pequeña parte de la población.

Partimos del hecho de que todo lo que ocurre y también lo que no ocurre en este territorio afecta la calidad de vida que tenemos y la calidad del espacio en que vivimos – ya que la vida humana y no humana están estrechamente relacionadas. Por ello, el Observatorio busca informar a la población sobre estas decisiones; impulsar espacios de participación ciudadana frente a ellas; impulsar una cultura ecológica comprometida con el cuidado y la preservación ambiental y sensibilizar hacia una forma de ser, estar y sentir que somos parte de la naturaleza.

De esta manera, el Observatorio quiere impulsar una sociedad de ciudadanas y ciudadanos más y mejor informados, animados y animadas a participar para mejorar la calidad del ambiente y de los servicios ambientales que tenemos derecho.